Abdes Ouaddou, que ha jugado 57 veces con la selección de Marruecos pero que fue tratado como un esclavo en Qatar, ha advertido a otros futbolistas de los peligros que conlleva dejarse seducir para jugar en el estado del Golfo.

Qatar ganó la candidatura para ser la sede de la Copa del Mundo 2022 en medio de una gran controversia. Ahora está contratando a jugadores extranjeros para mejorar el rendimiento de su equipo y, en última instancia, ascender en la clasificación la FIFA, donde ocupa el puesto 101 de un total de 207.

En declaraciones recogidas durante una entrevista exclusiva en video realizada para la campaña Repetir la votación, de la CSI / Equal Times, Abdes Ouaddou afirma:
“Voy a concienciar a los jugadores de las ligas francesa y europea. Hay que saber que aunque un jugador firme un contrato de tres o cuatro años, no es seguro que se vaya a cumplir íntegramente. El empleador tratará de romper el contrato sin ningún respeto por los términos inscritos en el mismo.”

Abdeslam Ouaddou consiguió encontrarse entre los mejores clasificados del fútbol europeo e internacional jugando para AS Nancy y Fulham, así como para Marruecos. Fue contratado para jugar en Qatar, pero su club se negó a cumplir los términos de su contrato.

Cuando Ouaddou intentó poner una denuncia, fue objeto de unas tácticas intimidatorias similares a las que la CSI ha visto que se utilizan contra los trabajadores de la construcción en Qatar.

“Fue muy difícil abandonar el país. Por medio de mi abogado, presenté una denuncia ante la FIFA para conseguir que se respetaran mis derechos y los términos del contrato.

“Primero me denegaron el visado de salida y después me exigieron que retirara la denuncia presentada ante la FIFA, porque podía perjudicar la imagen de Qatar. Pero yo me negué rotundamente.

“Al final los qataríes me otorgaron el derecho a abandonar el país pero con una amenaza que nunca olvidaré: Usted puede abandonar el país, pero tenga claro que su pleito se va a demorar 4 ó 5 años, porque nosotros, en la FIFA, somos muy poderosos”, explica Abdes Ouaddou.

La CSI, el Mauritius Labour Congress (MLC), el Mauritius Trade Union Congress (MTUC) y la National Trade Unions Confederation (NTUC) han escrito una carta al Presidente de la FIFA, Sepp Blatter, que se encuentra en el Congreso que esta semana celebra la Federación en Mauricio, exigiendo medidas inmediatas con relación a los casos de Abdes Oudddou y Zahir Belounis.

El delantero franco-argelino Zahir Belounis se encuentra atrapado en Qatar después de haber sido contratado para jugar para un equipo nacional. No le han pagado varios sueldos y está amenazando con declararse en huelga de hambre a menos que se respeten las condiciones de su contrato y que le firmen los documentos de salida para poder abandonar el país junto con su mujer y sus dos hijas.

“Qatar está intentando adquirir el respeto y la credibilidad de la comunidad internacional, y sin embargo no asume ninguna responsabilidad por el trato que reciben los jugadores o los trabajadores y trabajadoras migrantes en su territorio. Si Qatar no respeta los derechos humanos y sindicales, la FIFA tendrá que repetir la votación para seleccionar la sede de la celebración de la Copa del Mundo 2022”, ha dicho Sharan Burrow.

La CSI, sindicatos y aficionados del fútbol de Mauricio participarán el viernes 31 de mayo en una concentración convocada a las puertas del Congreso de la FIFA, en el momento en que los delegados accedan al Centro de Convenciones de Mauricio para asistir a la apertura oficial del Congreso.

Ver la entrevista realizada a Abdes Ouaddou